ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Borondonia}

{ San Borondón siempre es un lugar imaginario. }

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             


Documentos


Últimos comentarios

  • Martín Rafael Rodríguez González en Otra de racismo en Borondonia
  • El OjO en Explosivos porcentajes
  • El OjO en Carne de juzgado
  • chanita en Carne de juzgado
  • chanita en Carne de juzgado
  • chanita en Penita que nos da
  • Anónimo en Espantos borondonios
  • Torre de Marfil en Espantos borondonios
  • El Ojo en Juegos en Borondonia
  • El Ojo en Guiñoles en Borondonia



  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 chanita

    Inicio > Historias > La púrpura volátil

    La púrpura volátil

    Ya se sabe que Borondonia es cuna y patria del surrealismo. No sólo por el viaje famoso de André Breton a beberse toda la absenta de la Borondonia Picuda, sino sobre todo porque los sueños imposibles e inquietantes de la pintura surrealista tienen sus modelos y moldes más puros en la vida de la Borondonia picuda, aunque también pueden hallarse trazos nítidos de ella en otras islas, como la Borondonia Bonita, la Redonda y, sobre todo, la Maxorata o Caprania.

    Sentado esto, podemos pasar a comentar el escaño volátil al Senado por la Borondonia Picuda. "El señor de las tres és (excelencia, eficiacia, eficiencia) y las tres eses (silencio, seriedad, socarronería") perdió su escaño de Senador por la isla cuando se recontaron los votos recibidos en ella. Su vicepresidente, un cirujano con muchas ganas de operar en política, le arrebató la púrupura por un puñado de votos. Cariacontecido, nuestro prócer, también conocido como "el señor de las vías y los tranvías", se agazapó a la espera de los votos del pueblo borondonio residente en la patria de Hugo Chávez, nuestros chéveres. Fieles a lo pactado, los votos trasatlánticos y "duramente" conseguidos, elevaron a la púrpura al abnegado trabajador insular capaz de exigir una botella de El Lomo en la mismísima Quinta Avenida neoyorkina. Faltaría más, hombre pordiós.

    Pero ya se sabe que cuando la diabla anda suelta todo se tuerce. En un ejercicio de patriotismo constitucional sin precedentes, los socialistas de la Borondonia picuda ofrecieron a sus enemigos/adversarios políticos sus bien hechos recuentos de votos mesa a mesa, para que completaran las chapuzas de sus interventores. Y salió lo que salió: que digan lo que digan los chéveres la ciudadanía picuda prefiere al cirujano para vestir la púrpura senatorial. De nuevo por un puñado de votos, lo que señala lo reñido de los comicios. Los votantes de la derecha han atisbado al fin quién manda realmente y dónde están mejor protegidos y garantizados sus intereses. En la Borondonia redonda esto ya se hizo hace tiempo y el panorama es distinto, por lo que las púrpuras no andan volando de acá para allá y de allá para acá en sacas de votos poco controlados. Como en Venezuela los muertos pueden votar, votan al paladín de la momia guanche colonialmente abandonada en Madrid. Sin embargo, acabó triunfando el mensaje positivo de "el muerto al hoyo y el vivo al bollo" y el vicepresidente del Cabildo arrebató lealmente el escaño a su presidente.

    La historia de Borondonia ofrece otros ejemplos, más sangrientos, de vicepresidentes contra presidentes. En este caso, ha sido la voz de las urnas, la encuesta definitiva, como dicen los pedantes mediáticos. La púrpura ha sido otorgada al cirujano, quien dice tener remedios para la deteriorada sanidad pública de la Borondonia picuda. Cosa que no se cree ni él dicho sea de paso. El lema que hasta ahora lo ha catapultado a la púrupura, su leit motiv, es no pasar jamás desapercibido.

    Como dios aprieta pero no ahoga, el presidente cabildicio y exsenador podrá dedicarse a su isla de sus desvelos y sus planes, mientras que el vicepresidente senatorial se enciende como una bengala de navidad en la capital del reino y, lejos de la isla, permitirá organizar el rescate (o desalojo del buque) del naufragio del neocaciquismo clientelar, endemismo político híbrido de los diputados a cortes por los distintos tercios y los diputados cuneros de los siglos 19 y 20.

    El cambio climático afecta irremediablemente a Borondonia, que siendo única e irrepetible debería quedar al margen de estos cataclismos planetarios y resulta que no, que está seriamente afectada. Sus opacas brumas políticas empiezan a mostrar jirones cada vez mayores. Pese al brillante trabajo de esa cohorte de portentosos titulados de la Universidad de la Vida (padre), el combate contra las fuerzas de la naturaleza (social) se presenta titánico. Y nada más interesante para una redacción mediática como ésta que un duelo de titanes...

    2008-03-17 11:47 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://borondonia.blogalia.com//trackbacks/56304

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.144.21.195 (415b80c958)
    Comentario

    portada | subir