ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Borondonia}

{ San Borondón siempre es un lugar imaginario. }

Archivos

<Mayo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Documentos


Últimos comentarios

  • Martín Rafael Rodríguez González en Otra de racismo en Borondonia
  • El OjO en Explosivos porcentajes
  • El OjO en Carne de juzgado
  • chanita en Carne de juzgado
  • chanita en Carne de juzgado
  • chanita en Penita que nos da
  • Anónimo en Espantos borondonios
  • Torre de Marfil en Espantos borondonios
  • El Ojo en Juegos en Borondonia
  • El Ojo en Guiñoles en Borondonia



  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 chanita

    Inicio > Historias > Gordos y pobres en Borondonia

    Gordos y pobres en Borondonia

    Llevamos un tiempo un tanto majaderos con lo de la gordura en Borondonia. No sólo porque la felicidad que nos ha decretado el bienamado presidente nos engorde que es un gusto, sino porque la ciencia no para de darnos la razón. Y para una vez que nos dan la razón no la vamos a desaprovechar, claro.

    Vemos con satisfacción que algunos periódicos, especialmente de la Borondonia picuda, se hacen eco de las declaraciones de la presidenta de la Sociedad Española de Nutrición Básica y Aplicada (SENBA), Carmen Gómez Candela, aunque difieren un poquito. Así, CanariasAhora.com, y El Día, ese paladín de las esencias chicharreras, dicen lo mismo, dado que ambos recogen el despacho de la Agencia Efe. Ambos medios destacan que, para Carmen Gómez, la obesidad se ha convertido cada vez más en un problema "de gente humilde y de gente pobre". Y que además de gordos, la gente es gandula y no hace ejercicio porque no tenemos cultura de la actividad física ni medios para realizarla. Que esto es lo importante, que a ver quién se paga un gimnasio y los modelitos de chándal y playeras (o tenis) que valen un riñón. El problema es que se come mal y no se sabe comer. El potagito de toda la vida se ha sustituído por hamburguesas y fritangas precocinadas diversas que nos anuncian con profusión en las televisiones. Vamos en coche a todos lados y el sofá de la tele nos parece el mejor de los mundos posibles en el que pasar el fin de semana.

    Por su parte, el Diario de Avisos es un poco más original y destaca que los médicos tinerfeños no saben nada de nutrición. Éste es uno de los principales problemas, pues los expertos en nutrición no logran hacer llegar la información a la sociedad y, peor aún, la voz de los expertos en este tema "vale lo mismo que la de cualquier charlatán que acude a los medios de comunicación". Sobre todo si el charlatán en cuestión vende polvos y se llama Meléndez, gran brujo de las élites borondonianas que no están gordas porque, además de ser ricas, van a verse con el bioquímico. Añade la doctora que "el problema del obeso", "es que hacer una dieta y hacer ejercicio le es costoso, por tanto busca algo mágico, y como el sistema público tiene pocos recursos, se genera todo un mundo de asistencia privada y de negocio alrededor del paciente, enorme". Que se lo digan al catedrático, que ha descubierto el mayor negocio de la historia...

    Como en Borondonia somos de naturaleza cálida y vivimos en el paraíso tropical, disfrutamos de los salarios más bajos del país, de la cesta de la compra más cara y de una vivienda a precios astronómicos. Y de tasas de paro que no bajan, pese a que a Borondonia vienen a trabajar personas de todos sitios. Con el paro, con lo que cuesta vivir y lo que cuesta comer, con la precariedad laboral y con los pelotazos de corrupción de los mandamases locales, sea en los vientos eólicos, sea en los ayuntamientos o en los conchabos político-empresariales, no hay recursos y no se llega a fin de mes. Y como algo hay que comer, pues se come basura. Y como no hay cultura nutricional -ni de otra clase- nos creemos que los donuts son lo mejor de lo mejor. ¡Y las pachangas no te digo!

    Resultado: los más pobres de España y los más gordos. Y como la pobreza afecta sobre todo a mujeres y niños, son estos colectivos donde se acumulan las grasas y las escaseces. Eso sí, como somos también los más sumisos y obedientes de España, seguimos siendo los más felices. Lo que queda por explicar, y no descansaremos hasta poder hacerlo, es por qué tanto bailar merengue y ragueton no nos adelgaza...

    2006-05-14 14:47 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://borondonia.blogalia.com//trackbacks/39939

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.19.123 (78e18e993c)
    Comentario

    portada | subir