ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Borondonia}

{ San Borondón siempre es un lugar imaginario. }

Archivos

<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


Documentos


Últimos comentarios

  • Martín Rafael Rodríguez González en Otra de racismo en Borondonia
  • El OjO en Explosivos porcentajes
  • El OjO en Carne de juzgado
  • chanita en Carne de juzgado
  • chanita en Carne de juzgado
  • chanita en Penita que nos da
  • Anónimo en Espantos borondonios
  • Torre de Marfil en Espantos borondonios
  • El Ojo en Juegos en Borondonia
  • El Ojo en Guiñoles en Borondonia



  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 chanita

    Inicio > Historias > Un bufido de impotencia

    Un bufido de impotencia

    Copio este título del final de la columna de opinión de un agudo y mordaz analista de la realidad especular de Borondonia. Borondonia, como las brumas que desbordan sus cordilleras, se forma y se reforma constantemente, se deforma y se conforma según los días, los momentos, los intereses y los cálculos de sus poderosos mandamases. Decimos que alguien tiene poder cuando sus accciones y decisiones afectan a la vida de otros aunque éstos no lo deseen. Mayor es el poder cuanto más gente se vea afectada por las decisiones de los poderosos.

    Borondonia es una sociedad estamental en la que unos territorios poco poblados gobiernan sobre otros muy poblados y las élites de todos los territorios maniobran constantemente para no caerse de sus podios. Este hecho es una fuente constante de tensiones y conflictos, larvados o explícitos, que constituyen la vida cotidiana de las cortes borondonianas. A veces parece la clásica "guerra de todos contra todos" y otras una comedia con tintes de farsa, con sonrisas vacías y recelos mutuos, en la que las puñaladas vienen por la espalda y la traición se convierte en norma.

    Las ideas son objetos desconocidos en Borondonia, por lo que no es posible construir nada. Sólo cabe protegerse y adaptarse a las formas cambiantes que toman sus brumas, siempre en movimiento y siempre ocultando, deformando, velando y transmutando las cosas. Un bufido de impotencia sale del corazón. Borondonia no existe. Es una quimera.


    2005-03-09 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://borondonia.blogalia.com//trackbacks/27848

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.198.104.234 (ac68198ecd)
    Comentario

    portada | subir